Cuando alguien cercano a ti fallece, se siente un dolor, un vacío que no se puede expresar, solo sentir; cuando sabes que no vas a volver a ver a alguien, aceptas esto después de asimilar el hecho, pero con alguien que te “acompaño” en tus buenos momentos, con quien bailaste gracias a su música, la sensación es distinta, los discos son como fotos, no las ves, pero los escuchas, escuchar los primeros compases de “Last dance” o “Hot stuff” pegado a ” Bad girls” , obligadamente es ubicarte e imaginar luces de colores, amor, pasión, diversión, los que disfrutamos la música de Donna Summer lo podemos comprender.

Los artistas que se van tienen una particularidad que los hace diferentes, subliminalmente se quedan con nosotros, la música es una forma de quedarse en nuestros recuerdos, algunos gratos otros tristes, como dije y sonará algo raro pero son fotografías audibles, en mi caso basta con escuchar los primeros compases de un tema para transportarme a un hecho del pasado, sea bueno o malo, y me ocurre con todas las canciones, cada una representa algo en mi vida, pero con Donna Summer, es mi crecimiento, mi pasión por la música y por ende la radio como medio difusor.Compré el album “Bad girls”, era un doble disco que venia pegado con temas empalmados para disfrutarlos; los escuchaba muchas veces, la aguja de diamante de mi tornamesa al gastarse, la colocaba ligeramente por ambos lados, para ya al final colocar una pequeña moneda sobre el brazo del tornamesa y así sacarle el jugo a la aguja, por supuesto que mi album doble lo cuidaba como oro, no aceptaba llevarlo a las fiestas, lo que hice fue grabar las canciones “toneras” y llevarlas en un cassette y todavía de cromo….

La historia de Donna Summer la conocía demasiado, esto debido a que en un momento la prensa, que por ese entonces también especulaba, decía que ella era un “hombre” por que nadie pensaba que una mujer pudiese grabar un tema haciendo el amor en alusión a “Love to love you baby” uno de los primeros discos que ella graba con una duración de 16 minutos, la canción era un solo de gemidos, los “expertos” contaron cerca de 20 orgasmos, pero Donna contó que pidió apagar las luces, así se concentró y grabó ese tema completamente sola en la cabina de grabación, si  hizo “algo mas” en la oscuridad y soledad de la sala, solo ella lo sabe…aprovechó un genero que en Europa aparecía, bandas como Silver convention y Boney M, junto a Tina Charles (cantante de 5000 voltios) marcaban la pauta en este nuevo genero que competía frente al rock, Donna y su nuevo productor Giorgio Moroder; perfeccionaron el nuevo fenómeno y así surgieron canciones que fueron rápidamente números uno en el mundo. En los 80s la competencia se hizo mas fuerte pero Donna era la “maestra” la que todos respetaban como un icono, una estrella a la cual nadie opaco, hizo una carrera ligada a su vida de manera impecable, desapareció del mundo artístico en los últimos años guardando el secreto de la enfermedad que la consumía poco a poco, la noticia fue sorpresiva, pero Donna Summer, dejó un tatuaje permanente en nosotros, aunque Madonna se moleste pero la verdadera reina ya se fue…

 

Anuncios