El llegar a número uno en todo el año, ser primero en sintonia es como haber conseguido un campeonato, como los equipos que lucen sus estrellas al lado de la insignia, un título que queda marcado para toda la vida, y esta querida radio, dueña de una marca sólida y poderosa lo consiguió, quizá debió tener muchas estrellas de número uno, tal vez el destino quiso que ese 1993 sea su año cumbre a una década de haber salido al aire consiguió el ansiado y deseado primer lugar.

Como en los grandes equipos siempre existe la división, en el mejor momento de la radio, existió alguien disociador que con  proyectos “marketeros”  introdujo innovadoras “ideas”,muchas hechas con intenciones “extrañas”, malogrando la mística del grupo, no siempre algunas ideas no son correctas, para usar el marketing en una radio, HAY QUE SABER DE RADIO (gran error de las grandes corporaciones), mucha gente piensa que los proyectos de marketing tienen que realizarse, pero para que el éxito sea redondo tiene que aplicarse con conocimientos radiales, lamentablemente se quebró la armonía, otros intereses se impusieron al trabajo en conjunto y se quebró uno de los grupos más sólidos que había conocido hasta ese momento, mi final con Studio se veía venir, fue duro pero en algún momento tenía que pasar, me costó abandonar la que consideraba mi segundo hogar, era como perder a un gran amor, mi relación había concluido no de buena forma, prácticamente me vi obligado a salir, me esperaba otro camino, necesitaba olvidar todo, fueron 4 meses lejos de Lima… me reinvente en Arequipa…

Super stereo de Arequipa me recibió con los brazos abiertos, mi vida comenzó a tomar el camino correcto, tenía que dejar atras los momentos vividos, los errores que todo humano puede cometer, comenzaba para mí una vida nueva, fueron meses interesantes, pero me esperaba un nuevo destino, habían dos radios interesadas en mis servicios, una la siempre querida Panamericana a la cual estuve cerca en dos ocasiones, pero lamentablemente no se pudo concretar, y la otra era Stereo 100, ambas estaban muy cerca a mi, era solo decidirme por alguna de ellas, pero una tercera apareció, nunca imaginé llegar ahi por que era una radio hispana, pero el cambio de estilo sería un reto para mí, una llamada hecha despues del año nuevo 1997 marcaría una etapa trascendente en mi vida, llegaría  a Radio “A”, “La radio del amor”.

Una nueva radio aparecía en mi vida, como diría John Lennon “Comenzaba de nuevo”, un programa mañanero de 7 a 9 am, marcaría mi reaparición, y vaya que fue auspiciosa, “Señor recuerdo” fué el titulo que puse a este programa matutino de recuerdos, que se dió el lujo de escoltar en la general a la imbatible RPP, un segundo sólido lugar en el survey y con un estelar los domingos de 4 horas (10 a 2 pm), con especiales de los grandes artistas y grupos romanticos de todos los tiempos, programa que fue número uno en el survey general, ahora convivía con José José, Camilo Sesto, Los Iracundos y todos los que luego darían “lonchecitos” y  “felicidad” a la gente…

Dejé por un año de escuchar a Chicago, Pink Floyd, Bee Gees, Beatles, Soda Stereo, para presentar canciones de Pedro Fernandez, Amanda Miguel, Marcos Llunas, y otros artistas del género, la verdad el cambio fue excelente, me sentí a gusto presentando ese tipo de música que no me desagradaba, es más rompí con ese criterio equivocado de muchos dueños y gerentes de radio que creen que los locutores solo deben encasillarse en un estilo o género, cuando la versatilidad es una de las virtudes que todo locutor debe tener, no solo conocer un género, sino también tener conocimiento para entrevistar, leer noticias, o cambiar de rumbo musical, en Radio “A” se trabajaba de manera libre, los que formamos ese grupo, manteníamos a esta radio como líder en su género, si se hablaba de música hispana la que dominaba el mercado era sin duda…la ahora recordada y extrañada radio “A”…excelente…la radio del amor.

 

Anuncios