“Gigantes del aire”, un nombre que suena a película, pero fué una de las más grandes producciones que se hicieron en la radio, y de la que me tocó ser protagonista, este programa “Gigantes del aire” cumple este 2010 veinte años y se inspiró en el programa más importante de los 80s,”El reto mundial”, donde Randy Calandra estuvo varios dias consecutivos en la cabina de la radio sin dormir y recibiendo la visita de personajes importantes del mundo de la radio ,televisión y la política. Fue en Buenos Aires(Febrero 90), que Walter Gonzales se ilumina y piensa en una “continuación” del reto, pero con locutores del momento, con reglas parecidas, para darle ese toque de emoción al programa…pero una producción así no se podía planear de la noche a la mañana, había que coordinar detalles, delegar funciones y obviamente encontrar a los locutores que harían ese programa omnibus. Desistieron por razones personales Coco Valderrama y Hector Felipe, quienes harían la parte de moderadores del show, los elegidos fueron: Arturo Otoya, Micky Quiñonez, Carlos Fernandez y yo…en marzo se inició la campaña con promociones en diarios y revistas, acompañados de una agresiva difusión por la radio (Studio 92), pero nosotros teníamos que prepararnos, no cualquiera puede quedarse cinco dias y cuatro noches sin dormir frente a un micrófono, tuvimos a un profesional de primera al lado nuestro como el Dr. Jeri (QEPD), que supervisaba nuestros movimientos, chequeaba como estabámos de salud y sobretodo la dieta que debíamos tener, todo esto acompañado de largas carreras por la Costa Verde, corriendo junto al mar todos los dias durante un mes y medio para obtener el estado físico adecuado y resistir la tensión de esta inusual competencia.

Ya teniamos todo listo, la fecha sería el 26 de abril de 1990, el programa se iniciaría  a las 8 am y terminaría probablemente el 30 de abril en el momento que ya no podamos seguir, cinco dias donde tendríamos descanso a la hora del almuerzo (1 de la tarde) y a las (7 pm) hora de la cena, ese lapso de tiempo lo utilizaríamos para asearnos, cambiarnos de ropa y comer solo cosas ligeras (ensaladas, o carne a la plancha) y agua en cantidades moderadas para evitar ir al baño a cada momento…la participación de los cuatro sería variada al igual que la música, logicamente que habían incentivos para la realización de este programa , asi es que los cuatro nos tomamos a pecho este programa con las advertencias debidas, teníamos controles de la presión arterial cada cierto tiempo, además el Dr. Jerí nos anticipó cambios en nuestro carácter, el no descansar adecuadamente nos haría reaccionar de diferentes formas, y que los estragos luego podrían ser “lagunas” mentales que desaparecerían con un adecuado descanso, para esto nos hospedaron en el hotel “Garden” de San Isidro para relajarnos en los dias previos a la competencia, una de esas noches quien escribe esta nota y Arturo Otoya nos escapamos del hotel para ir al estadio a ver un partido por la libertadores donde la U jugaba con un equipo chileno(Colo Colo), ya teniamos algunos complices que no nos delatarían, asi es que planeamos la “fuga” de tres horas y regresamos felices al hotel por que Universitario había ganado su partido.

El jueves 26 de abril (dia de las secretarias), empezamos el programa a las 8 de la mañana, por ser una fecha comercial fue intensa la labor de ese primer día que transcurrió tranquilo sin mucho sobresalto, pasamos la primera amanecida y recibimos el viernes, nadie pegó los ojos, pero ya asomaban signos de cansancio en nosotros, menos mal que la cabina de la radio era fresca por que el calor y la gente que ingresaba a cada momento fastidiaba a los conductores…llegamos al sábado por la mañana donde ya las vitaminas que nos suministraban por la mañana y noche, ya no surtían efecto y los cambios en el carácter se hacian notorios, Arturo renegaba de todo, Micky entraba y salía de la cabina, Carlos se escapó de la radio por la tarde y yo no soportaba a nadie cerca, ese sábado por la noche ya algunos tiraban la toalla, Arturo no pudo más y se quedó dormido en la oficina de programación, al igual que Carlos…el domingo fué el día más largo, en mi caso me inyectaban vitaminas, no sentía nada, me moría de sueño, pero el baño diario nos revitalizaba, pero por unas horas, solo recuerdo que hablabamos pausadamente, el cansancio se sentía en nuestras voces y en nuestros rostros, cuando dieron las 11 de la noche del domingo 29, salí de la radio, subí al quinto piso, mientras sonaba “So lonely” de The Police, me senté en una de las gradas del piso 5 del edificio de Camino Real 111, cerré los ojos y me quedé profundamente dormido, pero desperte automaticamente cuando la canción finalizaba, es decir dormí tres minutos que parecieron tres horas, regresé a la cabina y de ahí hasta el final del programa.

A las 8 de la mañana del lunes 30 se cumplían 96 horas de estar en el aire, en mi caso no me movía de la cómoda silla de uno de los gerentes, que se encontraba en el hall de la radio, los invitados llegaban y las horas seguían transcurriendo, cuando dieron las 12, se cumplían 100 horas de estar al aire, sabíamos que lo había hecho Randy, que  en Talara un discjockey había impuesto una marca más alta que Randy, y en Arequipa Raul Paredes hacía otro “reto mundial”, lo de nosotros no se registró en el Guiness, pero fue una experiencia inolvidable, solo hay algo que recuerdo en la poca lucidez que tenía en ese momento, un oyente FILMO esa hora final, de 12 a 1 de la tarde al llegar a la hora 101, ese oyente registraba todo lo que pasaba en ese momento, no se si alguien que lea esta nota lo conozca o ubique, o ese oyente lea la nota, pero ese documento filmico es invalorable para la historia de la radio en general, documentos de ese tipo demostrarían a los actuales protagonistas de la radio actual que la calidad,creatividad y trabajo no se crean en un instituto o por una encuesta, eso es feeling, feedback con los oyentes que se sentían identificados con sus locutores y con su radio, claro algunos dirán han pasado 20 años de ese programa, son otras épocas, pero…vaya como se sudaba la camiseta, como se vivía la pasión por la radio ahora perdida y encubierta por fines personales y comerciales…mi recuerdo y amistad a Micky, al escorpión (Carlos Fernandez), al gran Arturo Otoya( mi respeto a él), por que compartimos una sola sensación, comprobamos que eramos, somos y seremos para siempre HOMBRES DE RADIO, y en ese momento nos sentimos…GIGANTES DEL AIRE. Al salir de la radio me llevaron a mi casa dormí a las 2 de la tarde del lunes 30  de abril, desperté al día siguiente( 1 de mayo) a las 2 de la tarde es decir un día completo que pasó rapidisimo…y si alguien ubica al oyente que filmó el programa…por favor, pasenle la voz que ese recuerdo es único….

Anuncios